HACIA LAS ELECCIONES GRIEGAS: Grecia deja de gastar

ANDRÉS MOURENZA (Texto y foto)

Kleftes, kleftes (ladrones). Estos políticos son unos ladrones, los votas y luego roban todo el dinero, debería estar en prisión”, se queja el taxista Yorgos. Su negocio, como muchos otros, no va bien. El centro de Atenas se convierte por las noches en una procesión triste de amarillos vehículos vacíos. En el aeropuerto, los hay que esperan hasta cuatro horas para conseguir un cliente.

Kostas, otro taxista, paga 35 euros al día al propietario del vehículo que conduce pero atrás han quedado los buenos tiempos y ahora muchos días no llega a esa cantidad a pesar de pasar toda la jornada al volante, excepto cinco o seis horas de sueño: “La gasolina está por las nubes (1,85 euros el litro de sin plomo, más de la mitad de impuestos) y ya nadie coge el taxi porque no tiene dinero”.

Y es que, en un país donde en los últimos dos años el paro ha pasado del 9 al 21% y los que han conservado su empleo han sufrido recortes del 30% del salario, muchos han dejado de gastar: las ventas en supermercados, grandes almacenes, gasolineras y farmacias han caído en torno a un 15% anual desde 2010.

A pesar que Grecia vive su quinto año consecutivo de recesión y de que los costes laborales se han reducido, los precios no han bajado sino que se han incrementado. Parte de la razón estriba en que Grecia importa muchísimos de sus productos básicos –incluida carne y pescado- pero otra causa muy importante radica en el incremento de tasas e impuestos indirectos. El IVA en Grecia se elevó en 2010 hasta el 23% mientras que los impuestos especiales han convertido a los combustibles griegos en unos de los más caros de Europa.

“La troika (FMI, Comisión Europea y Banco Central Europeo) presiona mucho al gobierno para que eleve los impuestos indirectos”, asegura un funcionario del Ministerio de Finanzas griego: “No se preocupan tanto de tasar a los más ricos como de los impuestos que afectan a todos”. El gobierno, ansioso por recaudar lo suficiente para equilibrar su elevado déficit, ha incrementado las tarifas de electricidad, gas y agua, así como las del transporte público urbano e interurbano, que se ha elevado entre un 40 y un 50%. CONTINUAR LEYENDO

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s