ELECCIONES 2012: Los griegos lanzan un mensaje contra la austeridad a los partidos tradicionales

Andrés Mourenza /Atenas

Se acabó una era. Los electores griegos dieron ayer un severo correctivo a la conservadora Nueva Democracia (ND) y al Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok), los dos partidos que han tenido las riendas de Grecia en las tres últimas décadas y que formaban el Ejecutivo de coalición dirigido por el ex banquero Lukás Papadimos encargado de aplicar las recetas de austeridad de la Unión Europea. ND, como pírrico ganador, recibirá el encargo de tantear al resto de partidos para formar un Ejecutivo de coalición ya que no podrá gobernar en solitario.

Si en anteriores comicios ND y Pasok concentraban cerca del 80 % de los votos de los electores griegos, ayer sumaron menos del 35 % de los sufragios. Aunque los conservadores de ND se proclamaron ganadores de las elecciones, lo hicieron con el peor resultado desde su fundación en 1974: con cerca del 40 % del recuento hecho los conservadores lograban el 20,3 % de los votos frente al 33 % logrado en 2009, ya entonces un mínimo histórico.

Peor aún fue la noche electoral para el Pasok. A pesar de haber renovado su liderazgo sustituyendo al malogrado Yorgos Papandreu, por el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, redujo su apoyo del 43 % de 2009 al 14 %. Además cayó hasta la tercera plaza a nivel nacional, algo impensable hasta ahora para un partido que ha gobernado durante 20 de los últimos 35 años. Venizelos reconoció que su partido “ha defraudado” a los electores aunque achacó parte de su amarga derrota al auge de los “populistas” de derecha y de izquierda.

La gran triunfadora de la noche fue la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza), el equivalente griego a Izquierda Unida, que casi cuadruplicó sus resultados de los últimos comicios con cerca del 16 % los votos. Sus duras críticas a las medidas de austeridad de la UE y su intención de auditar la deuda y no pagar parte de ella, le auparon a ser el partido más votado en toda la zona urbana del Ática –la región capitalina-, en Salónica y algunas otras provincias, mientras los conservadores recibieron su apoyo de las áreas rurales. En las circunscripciones de Atenas y su periferia, ND cayó hasta la tercera plaza y el Pasok hasta la sexta. El líder de Syriza, Alexis Tsipras, calificó el resultado de las elecciones de “revolución pacífica” que envía un “mensaje de cambio a Grecia y Europa”.

En cuarta posición se situó la nueva formación derechista Griegos Independientes, una escisión de ND de carácter populista, que logró el 10 % gracias a su dura oposición a las medidas de austeridad. Fue seguida de los comunistas prosoviéticos, opuestos a la UE y la OTAN, con el 8,3 % que sólo mejoraron ligeramente sus resultados de 2009.

Otra de las grandes sorpresas fue la irrupción del movimiento neonazi Amanecer Dorado que superó incluso las expectativas de los sondeos más favorables al hacerse con cerca del 7 % de los votos, lo que le dará derecho a un grupo parlamentario propio de más de 20 diputados. El partido, cuyo granero de voto son habitantes de barrios obreros desencantados con el Pasok, ha sido acusado por ONG y movimientos sociales de estar detrás de las agresiones a inmigrantes, que han crecido exponencialmente en los últimos años de crisis.

A partir de hoy, el presidente de la República, Karolos Papulias, ordenará a Samarás explorar la formación de gobierno. “Entiendo la ira de la gente”, admitió el líder conservador, Antonis Samarás, quien había llamado a los griegos a darle una mayoría absoluta. Pobre premio de consolación se llevó ya que se verá obligado a pactar con el Pasok si quiere gobernar Grecia. A pesar de que, durante la campaña, dijo que no lo haría, él mismo reconoció anoche que es necesario formar “un gobierno de salvación nacional”. Las combinaciones electorales son escasas, pero ND y Pasok podrían volver a gobernar en coalición ya que ambos partidos sumarían un par de escaños más de la mayoría absoluta en el parlamento de 300 diputados. Eso si no hay sorpresas de última hora ya que hasta tres partidos se situaban ligeramente por debajo del 3 % de la barrera electoral y si logran representación parlamentaria, los grandes partidos aún recibirían menos escaños.

Aún así Venizelos afirmó que “un gobierno de (las formaciones) del viejo sistema bipartidista no tendrá suficiente legitimidad ni suficiente credibilidad nacional e internacional”. “Se debe formar un gobierno de unidad nacional con la participación de todos los partidos que apuestan por el camino europeo sin importar su posición al acuerdo de rescate”, añadió. De hecho, el propio Samarás contempló la posibilidad de que el memorándum sobre las medidas de ahorro firmado con Bruselas en febrero pueda ser modificado para introducir iniciativas a favor del crecimiento.

Este mensaje iba dirigido a Izquierda Democrática, un nuevo partido escindido de Syriza aunque más moderado, que con 18 diputados podría erigirse en apoyo del gobierno. Sin embargo, su líder, Fotis Kouvelis, negó ayer que vaya a dar apoyo a un gobierno formado sólo por los partidos de siempre.

Artículo aparecido en El Periódico de Catalunya

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s