“Por favor, aliméntenla”

Una niña se acerca a su profesora con un sobre. Al abrirlo, la maestra encuentra una carta firmada por los padres de la cría con el siguiente mensaje: «Hoy no hemos podido dar de comer a nuestra hija, por favor aliméntenla».

El suceso –relatado a este periodista por la hermana de la profesora– no es único en Grecia, país que está sufriendo una política de durísimos recortes tras haber sido intervenido por la Unión Europea. A finales del pasado año saltaron las alarmas en el país tras descubrirse varios casos de alumnos que desfallecían en clase tras horas, e incluso días, sin probar bocado. Nikos Papaspyru, un portavoz de la Federación de Profesores, explicaba en diciembre que cada vez se ven más casos de niños que no están bien alimentados, especialmente en los barrios donde se ceba el desempleo. «Algunos niños dejan las clases antes de que terminen para acudir a comedores de caridad», añadía Papaspyru.

Entonces, la ministra de Educación, Anna Diamantopulu, desmintió el problema acusando a los profesores de «propaganda populista». Hasta que, esta semana, el ministerio se ha visto obligado a   tomar cartas en el asunto. El lunes, respondiendo a una pregunta par- lamentaria, la viceministra Evi Jristofilopulu reconoció que su departamento ha elaborado un plan que entrará en vigor la semana próxima y por el que, en 18 colegios de barrios populares del Ática (la región en la que se encuentra Atenas y se concentra un tercio de la población griega), se comenzarán a repartir volantes de comida gratuita por valor de entre dos y tres euros. Con ellos, los alumnos recibirán un almuerzo compuesto de leche, galletas, fruta y un bocadillo.

La viceministra explicó que, «si es necesario», el programa se extenderá a otros colegios y las familias más afectadas por la pobreza podrían ser atendidas directamente en sus casas. Y desde luego lo será: ayer la cadena NET informaba sobre un estudio, aún no concluido, según el cual al menos medio millar de niños en Salónica (la segunda ciudad más grande del país) van a clase sin haber desayunado.

Abandonados

En el último año, 500 niños han sido abandonados en toda Grecia porque sus padres no podían alimentarlos, según el diario Kathimerini. La mayoría fueron dejados en oenegés, ayuntamientos, juzgados o escuelas con el ya clásico procedimiento de la notita, como la que se encontraron los cuidadores de una guardería pública de Atenas en el bolsillo de la pequeña Anna: «No iré a recoger a Ana. No tengo dinero. No puedo mantenerla. Lo siento. Su madre».

Ya antes de que el ministerio comenzara a actuar, las asociaciones de padres y los profesores se han organizado en algunos colegios para ayudar a los alumnos de familias con problemas, dándoles material escolar, clases de apoyo gratuitas, bolsas de comida para llevar a casa e incluso revisiones médicas.

La situación es desoladora en muchas escuelas, según explica Markos Garbis, profesor de un instituto de secundaria en Aspropyrgos, un distrito en la periferia ateniense donde se encuentra la Acería Griega, una fábrica cuyos 400 trabajadores llevan casi tres meses en huelga en protesta por los despidos de compañeros y la reducción del salario a 500 euros. «Algunos de los hijos de los huelguistas son mis alumnos. Están deprimidos y sienten que no hay futuro. Como profesor, deberíamos darles apoyo e ilusión, pero la situación es muy difícil», prosigue Garbis. A los profesores les han bajado los sueldos hasta los 1.000 euros, con más alumnos por clase.

El nuevo programa de lucha contra la desnutrición será financiado por fondos de la Unión Europea, además de acuerdos de cooperación con la iglesia ortodoxa y empresas privadas, ya que el presupuesto de Educación para 2012 ha sido recortado en un 60 % por exigencia de Bruselas.

Lo que llevaba ayer a un bloguero griego a comparar la situación con los repartos de leche en las escuelas en los cincuenta, financiados por el Plan Marshall después de que la ocupación nazi y la guerra civil dejasen al país en ruinas. En aquella época, Grecia condonó las reparaciones de guerra que le debía Alemania. A día de hoy, serían 95.000 millones de dólares.

Publicado en El Periódico de Catalunya el 1 de febrero de 2012

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Por favor, aliméntenla”

  1. Gran articulo. Espero que sirva para agitar algun que otro cerebro indolente

  2. Pingback: La Crisis Griega II | Griegos Micénicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s