El gobierno griego aprueba los nuevos recortes de la troika con Atenas ardiendo de rabia

Andrés Mourenza // Atenas

“Hoy es el peor día en la historia de la democracia griega”, se quejaba Fotis, un policía de unos 30 años encargado de la seguridad del Parlamento, donde se debatía largo y tendido. Aunque no había mucho que debatir, no cabían grises: o aprobaban las exigencias de la troika con draconianos recortes (menos salario mínimo, despidos en el sector público) o se quedaban sin el préstamo de 130.000 millones de euros que podría evitar la bancarrota. Y finalmente, el voto fue afirmativo.

Los diputados griegos permanecían encerrados en el edificio del antiguo Palacio Real, hoy sede de la soberanía popular griega y kilómetro cero de Atenas, mientras en el exterior del Parlamento miles de personas clamaban contra el acuerdo, pero no parecía que fueran a ser escuchados. Finalmente, el acuerdo recibió el apoyo de 200, mientras que otros 74 votaron en contra y hubo 26 abstenciones. Los diputados también tuvieron que responder a dos preguntas sobre el proceso de la quita de la deuda (que permitirá condonar 100.000 millones que adeuda Grecia de sus libros) y la recapitalización bancaria (de los bancos que sufrirán pérdidas por la quita).

Las advertencias del primer ministro griego, el ex banquero Lukás Papadimos, surtieron el efecto esperado. Desde hacía días, avisaba de que una bancarrota conduciría al “caos social” y que el país se sumiría en una situación de depresión aún peor que la que se cree supondrán las duras medidas de austeridad queridas por la troika. «El plan de rescate es un error –aseguró el líder de ND, Antonis Samarás, durante el debate–. Pero no podemos dejar que el país caiga en el abismo». El exprimer ministro y líder socialista, Yorgos Papandreu, también defendió el tapándose la nariz. No le gusta el acuerdo, aseguró, pero es imprescindible ya que Grecia «compra productos importados y no produce nada», así que no puede sobrevivir fuera de la UE.

ELECCIONES / El no, además de por la ultraderecha, era impulsado por las formaciones de izquierda: el Partido Comunista, la coalición radical SYRIZA y el más moderado Izquierda Democrática, quienes no sumaron suficientes escaños para detener su aprobación pero que, a tenor de las encuestas, podrían convertirse en árbitros de la situación política del país en las futuras elecciones, de momento previstas para abril. «Deberían convocar elecciones ahora mismo, porque el Gobierno no tiene legitimidad», se quejaba un joven manifestante, Yorgos: «Pero no lo hacen porque saben que en las urnas les mandaremos a casa».

Incluso los policías, como Fotis, están comenzando a hartarse de la austeridad, pues hasta a los antidisturbios –tan utilizados para contener la ira social– van a bajarles el sueldo. De ahí que esta semana una de las más importantes asociaciones de la policía hiciese pública la sorprendente propuesta de «arrestar» a la troika por delitos contra la soberanía nacional del país.

«La verdadera pregunta no es por qué la gente reacciona con rabia a las duras medidas de austeridad, sino por qué la respuesta no ha sido aún más intensa», afirmaba un editorial del semanario Athens News: «Si tienes la mala suerte de tener 25 años o menos, tu salario será reducido un 32%, es decir, 510 euros brutos (menos de 400 netos). Sacrificada en el altar por continuar siendo miembros de la Eurozona, la juventud paga el precio más alto a causa de la incompetencia de los políticos (…). En lugar de tratar los problemas reales, los políticos y los negociadores del rescate han disparado a los sectores más vulnerables de la sociedad».

Un diputado socialista que en los últimos días cambio su voto por el no se lamentaba: «Si este texto se aprueba, no creo que la explosión social pueda ser contenida mucho más tiempo».

Batalla campal en Atenas

Poco después de las cinco de la tarde, cuando comenzó la manifestación, no cabía un alfiler en plaza Syntagma, frente al Parlamento, y, sin embargo, todos los presentes –jóvenes, adultos y ancianos– hicieron pasillo y aplaudieron a rabiar a un manifestante tardío que llegó cargando una horca destinada a los políticos del país.

Más de 100.000 personas se concentraron en varios puntos de Atenas para expresar su rechazo al pacto con la troika. Las calles del centro estaban a rebosar. Pero poco antes de las seis, cuando el cantante Mikis Theodorakis, de 86 años, exigió a la policía que le permitiese subir las escaleras del Parlamento para dirigirse a la audiencia, estos no solo se negaron sino que lanzaron gases lacrimógenos. «No hay derecho, esto no es una democracia, no nos dejan ni protestar», se quejaba Dimitra, armada con un espray hecho con agua y pastillas masticables contra el ardor de estómago (la mejor protección para la irritación cutánea que producen los gases). Los manifestantes, ya cabreados por un pacto al que se opone el 80% de la población, montaron en cólera. Y entonces se desataron los disturbios.

Estallaron petardos, volaron piedras y el humo blanco de los gases lacrimógenos se mezcló con el de los cócteles molotov que lanzaron varios centenares de jóvenes. La manifestación, como un ser vivo, se recogía cuando atacaba la policía, para volver a tomar la plaza cuando amainaban los gases.

En forma de guerrilla urbana, grupos de jóvenes comenzaron a prender fuego a diversas sedes bancarias y cafeterías de grandes marcas. Al menos media docena de edificios, varios coches y contenedores ardieron. Hubo más de 80 heridos (la mitad, policías), dos de ellos graves, y 22 detenidos.

«Es imposible imponer estas medidas mediante el gas lacrimógeno», denunció el veterano resistente de la segunda guerra mundial Manolis Glezos: «¡No han sido votadas por el pueblo griego!».

Publicado en El Periódico de Catalunya el 13 de febrero de 2012

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s