Un jubilado se suicida frente al parlamento víctima de los recortes

Andrés Mourenza

En torno a las nueve de la mañana, D.X. -farmacéutico jubilado de 77 años, con mujer, hija y una pensión cada vez más reducida por los sucesivos recortes- eligió un árbol de la ateniense Plaza de Syntagma, frente al Parlamento heleno, y se pegó un tiro en la sien.

Junto al cuerpo sin vida se encontró una nota manuscrita con bolígrafo de tinta roja –había dejado otra similar a su familia- en la que explicaba las razones del suicidio. “El gobierno de ocupación (…) ha aniquilado cualquier posibilidad de supervivencia para mi, que dependía de una pensión decente por la que coticé durante 35 años y sin ayuda alguna del Estado”, se leía en ella: “Dado que mi edad no me permite ninguna reacción activa (lo que no significa que no seguiría al primer griego que se alzase con un Kalashnikov), no veo otra solución que un final decente, antes de tener que empezar a rebuscar comida entre la basura”.

El suceso ha conmocionado a Grecia ya que en los últimos años ha aumentado de manera exponencial el número de suicidios de personas ahogadas por las deudas y la desesperación, en un país que se preciaba de tener el menor número de estas muertes en toda Europa. “En estos tiempos difíciles para nuestra sociedad, todos –Estado y ciudadanos- debemos apoyar a la gente que tenemos cerca y sufre”, afirmó el primer ministro griego, el ex banquero Lukás Papadimos.

Pero precisamente el gobierno y sus medidas de austeridad han sido considerados los “asesinos” del anciano, a juzgar por los mensajes colgados en el árbol junto al que se suicidó D.X. “Algún día seréis juzgados por todo lo que habéis hecho y por toda la gente que hemos perdido por vuestra culpa. ¡Asesinos!”, amenazaba un mensaje. Durante todo el día, cientos de personas se acercaron a Plaza Syntagma para poner velas en memoria del fallecido y, durante la tarde, se produjeron varias manifestaciones de protesta contra el gobierno. “Éste hombre ha tenido mucho coraje”, opinaba el Alex, de 25 años: “Nos ha querido mostrar algo al resto de los griegos”.

De hecho, la última parte de la nota del suicida incluía un mensaje para los jóvenes: “Creo que, un día, la juventud sin futuro tomará las armas y colgará en la Plaza de Syntagma a estos traidores, tal y como los italianos hicieron con Mussolini en 1945”.

Versión ampliada de un artículo publicado en El Periódico de Catalunya

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s